Lázaro sal fuera… toda una vocación

El evangelio de este domingo nos relata, uno de los últimos milagros de Jesús, antes de la Institución de la Eucaristía

El relato es más o menos así: Marta y maría, amigas de Jesús tienen a su hermano Lázaro gravemente enfermo. Ellas piden ayuda a quien podía ayudarla: Jesús… y ellas le piden una ayuda concreta: Señor, el que tu amas, esta enfermos, como casi obligándole a que fuera a verlo y curarlo.

Significativamente Lázaro significa Dios ayuda.

Jesús se retrasa y luego se decide ir a visitar a Lázaro a Betania (que significativamente significa casa del sufrimiento); pero llega «tarde».

Marta sale a su encuentro, cuando todavía no había llegado a la casa, y con fe le reproca: su hubieras estado aquí no habría muerto este es el reproche… y aquí su fe: Yo se que aun ahora… Marta sabía bien su fe.

Jesús le promete la vida en abundancia y Marta como conocedora de su fe, le dice que SABE que Lázaro resucitará en el última día.

Es aquí donde Jesús le pide a Marta, y en ella a todos nosotros un salto en su Fe; que pase de una fe que sabe muchas cosasa, a una Fe que cree que Jesús es la resurrección y la vida.

Y es entonces donde hace el milagro.

Se para delante de la tumba, le hace frente a la muerte, se enfrente a su desagradable olor y llama a Lázaro a pasar de la Muerte a la Vida.

A veces como Marta y María, necesitamos que Dios intervenga… y Dios escucha nuestra súplica y a veces interviene como nosotros queremos… pero como tanta veces, así como a Marta y a María Dios ayuda no como nosotros queremos sino como más nos ayuda.

En este tiempo de Corona-virus, seguramente que nuestra suplica, llenas de miedo, llenas de temor al Señor no han dejado de clamar al cielo… Sabemos que el Señor actuará… tal vez ahora no toque ayudar a nuestra FE a creer en Jesús como resurrección y vida, y desde esa FE escucha su llamado a pasar con é de la muerte a la vida.

El resto se lo dejo a ustedes

Publicado en Sin categoría | Deja un comentario

rezar… sin desfallecer

Resultado de imagen para rezar sin desfallecer

El evangelio del día de hoy nos presente un tema muy importante de la vida de fe: la oración.

En particular el trozo del evangelio del día de hoy que acabamos de escuchar se refiere a un tipo particular de oración: la oración de petición: pedimos a Dios algo que necesitamos; y que lindo cuando alcanzamos aquello que pedimos, de nuestros labios surge una alabanza a Dios por su grandeza y por su infinita misericordia.

Pero muchas veces nuestra experiencia de oración no es esta sino que en algunas ocasiones tenemos la sensación de que Dios no nos escucha.

Entonces, ante la ineficacia de la oración empezamos a revisar que es lo que no estamos haciendo bien… y entonces intensificamos nuestras prácticas religiosas: asistimos a misa, nos confesamos, rezamos el rosario, nos portamos bien… en el fondo creemos que Dios escucha a los que andan bien… y ESTA ES UNA IMAGEN DEFORMADA DE DIOS.

Otras veces sucede que pedimos a Dios pero ante la falta de respuesta, empezamos a revisar nuestro pedido para entender si es realmente lo que necesitamos.

Pero otras veces la situación es como la del Evangelio del día de Hoy: pedimos algo y sentimos que nuestro pedido no es atendido y podemos desanimarnos, desfallecer, y terminar enojados y distanciados de Dios.

Es en esta situaciones donde Dios, es injusto, y pasamos de la imagen de un Dios bueno y misericordioso a otra de un dios juez sin piedad ni misericordia.

El evangelio del día de día de hoy es mu raro y exigente.

Podemos imaginarnos la situación de la parábola: delante de la indiferencia del Juez, Jesús invita a rezar sin desfallecer (la palabra griega también significa enojarse «ekkakein») Si porque a veces frente al silencio de Dios podemos endurecer nuestro corazón y la desazón de no ser escuchado puede convertirse en dolor y este transformarse en rabia.

En la oracion de peticion es la oración donde se pone a prueba lo que creemos y lo que esperamos; y veces nuestra esperanza necesita tiempo de espera.

Y en el tiempo de espera pasa de todo: impaciencias, temor, miedo, descreimiento y desesperanza…

Y nuestra preocupación es la de ser escuchados, pero la parábola subraya otro aspecto, si somo capaces de ser fieles en el tiempo en el cual parece que no hay ninguna respuesta.

El tiempo de espera, nos hace reconocer qué tenemos en el corazón y aquelloq eu verdaderamente somos.

El tiempo de espera, es un tiempo de purificación y de reconocimiento de nuestra más autentica verdad.

Publicado en Homilías y otras cosas..., Sin categoría | Deja un comentario

Dile a mi hermano….

En el evangelio del día de hoy, una persona se presenta ante Jesús y le hace una reclamo. Le pide que le diga a su hermano que haga aquello que el mismo Jesús enseña: que comparta… la herencia

¿Cuál es el problema?

Este Señor le pide a Jesús que sea Juez y custodio de una norma: la división de la herencia

A veces, también nosotros, hacemos lo mismo: En Nombre de Dios o aludiendo a su propuesta le pedimos que haga cosas que no le corresponden

y esto nos pasas porque, a veces no terminamos de entender cómo funciona la propuesta de Dios.

Lo que Dios nos propone jamás viene desde fuera, como algo impuesto desde fuera (heterónomo), sino que la propuesta de Dios es algo que se gesta desde dentro.

¿Ser generoso, ser justo, ser honesto … y las demás virtudes, dónde nacen?

Porque la verdad es que se puede compartir, porque alguien me obliga a hacerlo; y aunque compartir sea bueno, no es algo mio.

Y también puedo dar a cada uno lo que le corresponde, haciéndolo equitativamente porque esta mandado que sea así, y aunque sea una cosa buena tampoco es mía la decisión de hacerlo

O puedo «proceder honestamente» y ser «politicamente correcto» porque de no ser así, las consecuencias serían nefastas.

Pero también se puede ser generoso porque reconocemos que lo que tenemos es puro don… y desde allí es posible compartir.

O se puede ser justo, porque es un modo de proceder, de entender la vida, de vivir en relación con los demás.

También se puede ser honesto, porque se sabe que en la honestidad esta la verdad de lo que somos, de los que hacemos y de lo que queremos.

El evangelio termina con una invitación…cuídensen … pero sobre todo es una invitación a entender que es lo que se quiere, una invitación para discernir dónde poner los esfuerzos, y hacia donde se orienta nuestra vida

Publicado en Homilías y otras cosas..., Sin categoría | Deja un comentario

¿Por que rezar? Buscar… encontrar y realizar …

Resultado de imagen para por qué rezar

El evangelio de hoy, nos muestra a los discípulos pidiéndole a Jesús que les enseñe a rezar.

Evidentemente, le piden al Señor, algo que ellos consideran importante… en definitiva les están pidiendo aprender a relacionarse con Dios Nuestro Señor.

¿Qué les enseña el Señor?

Primero les enseña a quién tienen que dirigirse: Dios Padre

Después les enseña qué tienen que pedir:

  • Que sea santificado su Nombre
  • que venga a nosotros su Reino;
  • que se haga su voluntad;
  • que nos de el alimento diario;
  • que nos perdones en la misma medida que perdonamos a los demás;
  • que nos de lo que necesitamos para no caer en la Tentación y
  • que nos libre del «mal»

Es significativo que lo que le pedimos al Señor, son cosas que tenemos que hacer nosotros:

Somos nosotros quienes tenemos que Santificar su nombres; somos nosotros quienes tenemos que hacer patente su reino; somos nosotros quienes tenemos que procurar nuestro alimento; somos nosotros quienes tenemos que perdonar; somos nosotros quienes tenemos que evitar caer en la tentación…

Por otra parte les enseña dos fundamentales que debe quien se pone a rezar:

1.- Insistir, sin claudicar hasta que se logre lo que se pide

2.- Confiar que Dios, como Padre bueno, nos dará aquello que nos hace bien

Y por ultimo se enseña una metodología de oración: PEDIR, BUSCAR, GOLPEAR

Ignacio es un experto en buscar y enseña en los Ejercicios Espirituales un modo de buscar y hallar la voluntad de Dios, en la propia vida.

Ignacio se da cuenta que la voluntad de Dios para todos es la misma : amar a Dios amando a los demás.

Pero también se da cuenta, por un lado que el amor se ha poner más en las obras que en la palabras; y por el otro aportará a esa relaicón de amor con Dios, de lo que tiene y puede.

Yo creo que desde aquí nace la diversidad en cuanto al modo de amar a Dios y en definitiva de hacer la voluntad de Dios

Santificar el Nombre de Dios; realizar el Reino de Dios entre nosotros, hacer su voluntad, procurar lo que nos alimenta; perdonar las ofensas, con su gracia no caer en la tentación y liberarnos del influjo del mal, lo podemos hacer de distintas maneras, porque cada uno de nosotros lo hace desde lo que tiene y puede... porque todo lo hacemos desde una amor que se pone más en las obras que en las palabras

Publicado en Sin categoría | Etiquetado | Deja un comentario

Alzar la mirada: pasar del lamento a la alegría

Resultado de imagen para ascensionA veces tenemos la sensación de que «estamos perdiendo»; que ser honestos, buenos, solidarios y generosos, no nos lleva a ningún lugar.

A veces tenemos la sensación que el aventajador,  el violento,  el arrogante, el arribista; que los que construyen el propio «éxito» sobre la infelicidad de los demás son los que ganan.

Y frente a esta tensión solemos entristecernos y terminamos siendo prisioneros de la lógica del mundo y terminamos transformando nuestras vidas en un largo e interminable lamento (que cansa).

El relato de la Ascensión del Señor, invita a los discípulos a levantar la mirada, a dejar de lamentarse y a darse cuenta que el Señor no los ha dejado solos, sino que sigue acompañándolos en la propia historia y en la historia de la humanidad.

El relato de la Ascensión, es como un ritual de traspaso de «mandatos»; es decir una traspaso de «misión» desde Jesús a la Iglesia; entre la presencia de Jesús aquí en la tierra y el tiempo de la Iglesia, donde somos llamados a reconocerlo en medio de nosotros mismos y en medio de nuestra historia.

Pero ¿Cómo se hace?

El evangelio del Día de hoy nos presenta una formula para poder levantar la vista  y nio dejarnos caer en el derrotismo. (algunos dirían que litúrgica, yo quisiera decir casi mística)

Primero el Señor nos invita a volver a las escrituras. Es decir volver a las fuentes de donde nutrimos la compresión de nuestra vida y de la historia.; porque la palabra de la que nos nutrimos es la que cambia nuestra vida.

El texto que cita Jesús está lleno de esperanza en una situación que parece adversa, pero que se resuelve en el amor incondicional de Dios por su pueblo.

Segundo, hay una epíclesis, una invocación al Espíritu Santo para que descienda sobre los Apóstoles y así comiencen algo nuevo. 

Ese mismo Espíritu es el que hará que los mismos discípulos sean testigos creíbles del Amor de Dios.

Y por último, hay una bendición que se recibe en dos actitudes; la de reverencia (estaban postrados) y la de regresar con alegría al cotidiano de sus vidas.

El resto se los dejo a ustedes…

 

P.S: Gracias Gaetano por tu inmenso aporte

 

 

 

 

 

 

 

Publicado en Homilías y otras cosas..., Sin categoría | Deja un comentario

¿Quien es Jesús?

Una de las preguntas que nos acompañará junto con el evangelio de Lucas, todo este año es: ¿Quién eres tu Jesús de Nazareth?

El evangelio del día que hoy, nos presenta a Jesús, como aquel con quien todos estaba de acuerdo (y atestiguaban esto con su palabras) y de quien estaban asombrados, llenos de admiración.

Pero ¿Por qué? no sólo porque sus palabras eran hermosas, sino también entusiasmantes, llenas de gracia y sobre todo porque eran coherentes con lo que decían.

Pero, también es cierto, que las palabras de Jesús, escuchada por sus contemporáneos, les pedía un posicionamiento, una decisión.

y así como en aquella época, también a nosotros, oyentes de su Palabra, nos pide una determinación… y cuando esto ocurre, aparecen los problemas y las justificaciones.

Y estar de acuerdo con la propuesta de Jesús, es adherirse a su proyecto de anunciar la buena noticia a los pobres, la vista a os ciegos, la libertad a los oprimidos, y a proclamar un año de gracia del Señor. Y esto molesta, incomoda, pero sobre todo exige conversión.

El evangelio presenta las justificaciones que tiene que ver con «origen o la procedencia» para desacreditar las palabras de Jesús … y así la gente pasa de la admiración al descrédito… con esos mecanismos que tenemos para defendernos: pero mirá quien habla…. este nos es el hijo de…. acaso no vivía en este barrio … y  ahora que se cree.

Pero Dios no entra en las vidas de sus fieles desde la extraordinario y desde lo desconocido sino desde y a partir de lo cotidiano.

Pero la verdad de Dios en lo cotidiano asusta, atemoriza y activa en nosotros esos mecanismos de defensa.

Médico, cúrate a ti mismo es el argumento con el cual lo quieren desacreditar… pero la ofensa y el desacreditar a Jesús, en vez de aliviar y pacificar a sus oyentes, los enoja más, porque lo que anuncia Jesús los amenaza y así pretenden eliminar lo que molesta antes de preguntarse por que molesta tanto.

Reconocer, aceptar y seguir a Jesús, depende de aquello con lo cual nos llenamos… Jesús está lleno de gracia… pero en cambio, el que se llena de rabia, de critica, de desilución, difícilmente llegará a reconocer, amar y seguir a Jesús

¿Quien es Jesús? el la propuesta del Padre, que exige una toma de posición y que a veces genera resistencia, porque no queremos convertirnos, porque no queremos cambiar, porque como estamos, estamos bien…

El resto se los dejo a ustedes…

 

Publicado en Homilías y otras cosas..., Sin categoría | Deja un comentario

Estar a tu derecha… ¿Entienden por que lo piden?

El evangelio de hoy nos presenta a Santiago y Juan pidiéndole a Jesús algo impertinente y casi desubicado: poder sentarse uno a la derecha y otro a la izquierda del Señor cuando esté en su gloria.

La verdad que uno entiende por qué los demás discípulos se enojan con estos; tal vez los consideran unos oportunistas, o unos arribistas, o tal vez sienten que de alguna manera estos dos los desprecian considerándose más grandes y más dignos.

¿Que les pasó a estos dos?

Santiago y Juan, como muchos de nosotros tienen una necesidad básica que necesita ser satisfecha: la necesidad de ser reconocidos.

Este deseo, como muchos otros, no es malo, es más es uno de los deseos que nos hacen más humanos y de alguna manera y algunas veces nos devuelven humanidad… Entonces ¿Dónde está el problema?

El problema de esta necesidad, es su forma de satisfacerse.

Santiago y Juan eran de los primeros discípulos que convocó el Señor, estuvieron con él desde ese primer día a las cuatro de la tarde. Tal vez creyeron que eso les daba derecho.

O quizás, el vinculo familiar que tenían con Jesús les hizo pensar que podían aspirar a «algo más»

O tal vez, les jugó una mala pasada, el carácter fuerte, impetuoso y arrebatado que tenían. No por nada los apodaban «bohanerges» (hijos del trueno)

Lo cierto es que sea como sea, se animaron a pedirle a Jesús esos puestos.

lo más significativo del relato, es que jesús les niega lo que piden peno no los deja sin alternativa sino que les abre la posibilidad de satisfacer su necesidad y su deseo de otra manera: el servicio

Porque frente a los deseos de grandeza de mandar, de ser el gran artífice o «autor intelectual» de tal o cual iniciativa, la propuesta del Señor es otra: la grandeza que nace del ponerse al servicio de la necesidades de los demás.

Porque frente al deseo de ser reconocido, por los logros, sean académicos, sociales o laborales que piden las «admiracion de las bocas abiertas» y el aplauso del público, la propuesta del Señor es diferente: el servicio.

En definitiva, el problema no es la necesidad… sino sobre todo el modo de satisfacerla… y satisfacer bien estas necesidades no da vida y vida en abundancia.

 

Un bonus track: me llama la atención que en el credo decimos que Jesucristo está sentado a la Derecha del Padre… pero cuando miramos a Jesús en la Cruz, vemos que a su derecha y a su izquierda están dos pecadores, los dos ladrones, dos hombres condenados y ajusticiado… tal ves esos puestos sean para los condenados y excluidos de la historia, aquellos que tal vez no sean considerados dignos de esta a su lado; el pobre, la viuda y el huérfano

Resultado de imagen para la derecha y la izquierda de jesus

 

 

Publicado en Homilías y otras cosas..., Sin categoría | Deja un comentario

¿Quienes son los que están con nosotros?

Resultado de imagen para el que no es con nosotros es contra nosotrosLa situación que relata el evangelio de este domingo, tal vez sea una escena bastante habitual entre nosotros: Juan, casi orgulloso comenta a Jesús que habían detenido a otros que tambien «expulsaban demonios» pero que no pertecian al fgrupo de los doce; y casi despectivamente los catáloga como personas que no eran de los nuestros.

Que lindo Corrientes, ya casi son tres años que estoy aquí y una de las cosas que mas me gusta es que si te va bien empezas a ser parte del colectivo «mi gente»; y cuando te pasa eso entras en una suerte de club con exigencias, pero además con ventajas y beneficios… pero atención si no sos parte de «mi gente»… eso es muy duro y muy dificil.

Y cuando pasa eso, la situación genra dos preguntas que necesitan imperiosamente respuesta: ¿por qué? y la más improtante ¿Cuál es el criterio, o mejos aún, cómo se hace para ser parte?

El evsngelio dehoy, plantea una cosa totalmente distinta, una novedad absuluta acerca del modo de pertenecer.

MIentras la propuesta de Juan es la de tener la misma experiencia, haber tenido la misma formación, pertencer al mismo grupo, frecuentar a la misma gente , estar en las mismas reuniones; en definitiva la propuesta de Juan es aquella que se cree con la exclusividad de hacer el bien y casi creyendo que los demás, siendo distitno no pueden hacelo. En cambio la propuesta de Jesús es otra muy distitna.

El criterio que hace que uno sea parte, no es el de haber tenido la misma instrucción, ni frecuentar las misam personas, o moverse en los mismo circulos, nisiquiera pertencer a la misma raza… sino hacer le bien. En definitiva Jesús le recuerda a Juna que no es necesario defenderse, porque el bien puede venir también de otros distintos a nosotros mismos, porque en definitiva el bien tiene el mismo origen.

En definitiva Jesús les propone a los discípulo, que el camino discipular no es tanto es cuidar lo «dsititno» que amenaza desde fuera, sino un continuo examen que nace desde dentro y que se pregunta como se crece como persona y como se amplian horiizonte para incluir a todos.

El resto se los dejo a ustedes.

 

Publicado en Homilías y otras cosas..., Sin categoría | Deja un comentario

No me lastimes… decime lo que me gusta…

donde irtemosArístipo, discípulo de Sócrates, fue muy criticado por haberse arrodillado a los pies del tirano Dionisio, mientra su maestro había dado la vida por no haber claudicado a sus convicciones. 

Arístipo se justifico diciendo que él no tenía la culpa que Dionisio tuviese sus orejas en sus pies.

Este si que fue un vivo, porque entendió que muchas veces, no nos gusta la verdad, sino que nos conformamos con palabras complacientes. En una acto de sinceridad con nosotros mismos, necesario aceptar que tenemos algo de ese Dionisio a quien Arístipo supo complacer.

Es como la bruja del cuento de Blancanieves, ella necesita preguntarse ante el espejo quién el la mas bella, porque tal vez la realidad le diga otra cosa… y a veces la realidad es muy dura; y en su dureza, nos decepciona porque nos presenta una imagen que no esperábamos.

Y si, la realidad, a veces, es dura, y a veces hacemos como si no la viésemos, la eludimos, hasta que «nos damos la cabeza contra la pared» y sentimos toda su dureza.

a los discípulos de Jesús, a veces también le pasa lo mismo: las palabras de Jesús son duras, exigentes y amargas como la medicina; pero necesarias para curarse y crecer.

Pero en la vida hay palabras y palabras. Palabras que dan vida, que provienen del Espíritu y que hacen crecer, y palabras que son dulces pero que solo sacian nuestras mas ocultas necesidades de ser reconocido, de no complicarnos la vida, de vivir en equilibro, sin hacer mal a nadie pero sin tampo hcernos crecer y madurar.

Y asi como son dos tipo de palabras, también hay dos maneras de vivirlas. 

Una, donde buscamos escuchar las palabras que nos hacen vivir, que nos cuestionan, que nos hacen vivir, que no hieren, pero que también nos sanan y nos liberan; y la otra manera de vivir que busca palabras aduladoras, que alimenta la propia imagen, que nos confirman en nuestras ideas y posturas, pero que al final desilusionan. 

La palabra aduladoras no sacian, y muchas veces nos dejan un telón de fondo de desilusión y de insatisfacción. 

En cambio las palabras del Espíritu, a veces, en su dureza, nos hacen sentir vivos y profundamente consolados.

Frente a esta palabras, la tentación es «volver atrás» solo porque el camino que estamos recorriendo da miedo, es difícil y exige mucho (muchas renuncias y muchas conversiones)

 A los que escucharon a Jesús también les pasa lo mismo, quieren echarse atrás, no quieren escuchar las duras palabras de Jesús, sólo quieren palabras edulcoradas, superficiales, «políticamente correctas», palabras falsas y engañadoras; pero suficientemente sabrosas para fingir que se está bien.

Pedro intuye esto y en el espíritu dice lo único que se puede decira donde iremos, tu tienes palabras de vida eterna

Nosotros también con Pedro estamos invitados a decir (aunque a veces apretando los dientes) a donde iremos, tu tienes palabras de vida eterna

El resto se los dejo a ustedes.

 

Agradezco a gaetano Piccolo, que inspiró casi toda esta reflexión

Publicado en Homilías y otras cosas..., Sin categoría | Deja un comentario

¿Quién Gana y quién Pierde?

 

 

Lujam

Hoy en la Argentina, todas las diócesis, todas la parroquias, todas la capilla y casi todas las celebraciones de la misa serán la misma que celebrarán nuestros Obispo en Luján.

El lema es: María, aurora del mundo nuevo, Madre de los vivientes, a Ti confiamos la causa de la vida”  

Escucharemos en la misa el evangelio que nos relata la conversación entre Jesús, María y el discípulo de amado a los pies de la Cruz.

Ante esta escena me he preguntado: ¿Quién pierde y quien Gana?

Porque parecería que desde que apresaron a Jesús hasta la hora de su muerte fue perdiendo: perdió su libertad cuando lo arrestaron, perdió su derecho a la justicia frente a las falsas acusaciones, perdió su dignidad cuando lo azotaron públicamente y lo humillaron, perdió la compasión de sus captores cuando tan cruelmente lo trataron hasta su muerte… y en la escena que relata el evangelio hasta parece perder a su Madre.

En realidad, una vez más tuve que recurrir al diccionario y ente todas la acepciones de perde decía:  …  dejar de tener o no hallar aquello que se poseía…  sea por culpa o descuido del poseedor…

En realidad… «pierde» quien tiene algo y lo gestiona como dueño absoluto… en cambio gana el que sabiéndose poseedor de algo lo da con generosidad…

Jesús no pierde nada… da todo… y desde Jesús nadie pierde sino que ganamos todos…

  • Ganamos en libertad cuando somos capaces de entregarla para todos…
  • ganamos en derecho cuando entendemos que la justicia de Dios no es como la de los hombres…
  •  ganamos cuando comprendemos que la dignidad es algo que nadie nos la puede arrebatar así como así…
  • ganamos en misericordia aun cuando vivimos nuestro ser misericordioso en situaciones donde no está presente la misericordia…
  •  ganamos un Madre, cuando en un gesto de generosidad nos la entrega Jesús al pie de la Cruz
  • y ganamos la Vida, cuando el mismo Señor entrego su vida en rescate por todos…

y lo más absurdo de todo es que con la entrega de Jesús también

  • gana el que lo arrestó,
  • gana el que lo juzgó,
  • gana el que lo condenó,
  • gana el que lo azotó,
  • gana el que lo crucificó,

pero ganan, como ganó el discípulo amado, cuando son capaces de aceptar el regalo que se les está ofreciendo…. como ganó el que atravesando el costado de Jesús vió que de allí brotaba Sangre y agua y fue capaz de reconocer que ese era verdaderamente el Hijo del Dios Vivo.

En Cristo Jesús ganan no sólo “las dos vidas” sino todas la vidas, porque el mismo no vino a matar, robar y destruir… sino a traer vida y vida en abundancia.

oracion8

 

 

 

Publicado en Homilías y otras cosas..., Sin categoría | Deja un comentario